¿Has oído hablar del Efecto Streisand?

¿No? Pues sigue leyendo porque, a continuación, te explico detalladamente en qué consiste.

Introducción al “Efecto Streisand”


En Social Media hay varios mandamientos que hay que cumplir como si se tratara de las tablas de la ley de Moisés.

¿Por qué?

Pues porque su no cumplimiento no sólo no se perdona, sino que, puede acabar con nuestra reputación online y con la carrera 2.0 conseguida hasta ese momento y que con tanto esfuerzo hemos logrado.

El primero de estos mandamientos internaúticos es: “no mentirás a la audiencia bajo ningún precepto”.

El segundo es: “no cometerás censura, ya sea ésta, para tapar un error propio o un ataque injustificado”.

Antes de borrar o de censurar, es mejor sopesar otras soluciones que no viralicen el problema.

Y es que la importancia negativa de la censura es tal, que ha acabado recibiendo el bautismo bajo el nombre de “Efecto Streisand”.

En el post de hoy vamos a hablar de “El”.

Para situarnos en el tiempo, el Efecto Streisand nace en 2003 a raíz de que la actriz estadounidense Barbra Streisand pone una denuncia contra la página de fotografías Pictolia.com y contra el fotógrafo Kenneth Adelman por publicar una foto aérea de su casa en la costa californiana.

Barbra alegaba derechos de privacidad y Adelman alegaba que fotografiaba propiedades en primera línea de playa para argumentar la erosión de  la costa de California.

Como medida de choque, se retiró la fotografía de la red y aquí empezó el problema porque el efecto se puso en marcha convirtiendo a la actriz de “ha nacido una estrella” en la protagonista indiscutible de “ha nacido un efecto con mi nombre”.

Sin quererlo, había destapado la caja de los truenos, y es que la noticia de que la foto había sido censurada se propagó con tal viralidad en Internet que la actriz, cantante, compositora, productora y directora de cine consiguió justo el efecto contrario al deseado.

Me explico, consiguió que un número elevadísimo de internautas visionaran la foto en cuestión, dando publicidad al hecho y potenciando exponencialmente una visibilidad que de otra forma seguro no hubiera tenido.

El deseo de Barbra de que su casa se mantuviera a salvo de miradas indiscretas y fuera un remanso de privacidad no sólo no se cumplía, sino que encima medio mundo estaba haciendo click para ver la fotografía de su nidito.

Y cuando digo medio mundo no exagero porque internautas llegados desde cualquier parte del planeta googleaban o utilizaban su buscador preferido para acceder a la información.

La keyword “Efecto Streisand” sigue provocando a día de hoy un montón de búsquedas diarias.

Quiero apuntar que han pasado más de diez años y el efecto sigue vivito y coleando.

De hecho, os animo a hacer una búsqueda en internet tecleando “efecto Streisand” y os sorprendáis con los resultados.

Más de 150.000 resultados del tema una década después no es un mal resultado a mi entender.

Lista de casos del Efecto Streisand


La lista de los casos de “efecto Streisand” más famosos es cada vez más amplia.

Para no aburriros os dejo los más sonados ordenados cronológicamente, seguro que la mayoría os suenan.

Las caricaturas de Mahoma (09/2005)

El vídeo del mitin de Mariano Rajoy diciendo la frase de “Viva el vino” (02/2007)

El número de “El Jueves” con portada de los príncipes de Asturias manteniendo relaciones sexuales (07/2007)

La fotografía de las hijas de Rodríguez Zapatero (09/2009)

El canal de YouTube de “El Jueves” a raíz de la denuncia de Ramoncín (11/2009)

El Queer Kissing Flashmob en Barcelona por la visita del papa Benedicto XVI (11/2010)

El número de teléfono de Paula Vázquez (10/2012)

El error del presidente mexicano Enrique Peña Nieto al no saber identificar las siglas IFAI con Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (01/2013)

Y como siempre, hecha la ley hecha la trampa.

Aunque mejor debería decir, que como siempre, hay alguien dispuesto a aprovecharse de lo que sea para hacer publicidad porque ya hay compañías que orquestan un “Efecto Streisand” premeditado para ganar notoriedad y visitas en sus campañas publicitarias.

En el mundo Social Media  los Streisand falsos siguen viéndose como una técnica arriesgada pero allá cada cual en su estrategia de marketing viral.

Aquí no os voy poner lista con ejemplos para no herir sensibilidades.

Un ejemplo muy aleccionador de censura en Marketing


Lo que sí voy a hacer para terminar es dejaros un vídeo, en realidad son dos, pero muy cortitos y que muestran como con creatividad se puede conseguir un ejército de Nephilim (gigantes) internautas con el que plantar cara a los dos Goliats tradicionales del mercado de refrescos de cola.

Os explico de forma resumida la historia.

La gente de SodaStream planeaba lanzar un comercial sobre su máquina durante la Superbowl, pero recibió la negativa de la cadena de TV estadounidense FOX.

Al parecer, publicitar una máquina que permite fabricar gaseosas en casa no contaba con la aprobación de la industria de gaseosas en EE.UU. y menos aún si la imagen de dicho producto es Scarlett Johansson, quién al final del spot suelta un contundente “Sorry, Coke and Pepsi” (Lo siento, Coca Cola y Pepsi).

Dicho y hecho, una de censura para frenar el vídeo.

¿Y qué hemos dicho que pasa cuando se censura?

Efectivamente, un rotundo Efecto Streisand que hace que se viralice el tema en Redes Sociales.

Para rematar el tema, los chicos de SodaStream tiraron de imaginación y “esquivaron” la censura.

¿Quieres saber cómo lo hicieron?

¡Echa un vistazo a los dos vídeos!

 

¿Qué te ha parecido? Ingeniosa la idea ¿no?

Que sepas que al ver estos vídeos has pasado a formar parte de la comunidad “Efecto Streisand” contra las compañías mencionadas en ellos.

Tu y otra legión de más de 4 millones de personas que lo han visto en Youtube hasta el día de hoy.

Conclusiones sobre el Efecto Streisand


La censura nunca es buena.

Y no lo digo en plan moralista, lo digo como un hecho constatado por el Efecto Streisand que puede provocar.

Igual que tomarse como personal un comentario negativo y gestionarlo bajo este prisma nos puede llevar a una crisis de reputación, gestionar mal un error puede desembocar en un Efecto Streisand de magnitud tal que acabemos metidos de lleno en un problema mucho mayor del que teníamos.

Dime, ¿conoces otros casos de efecto Streisand que quieras compartir? Los puedes dejar en comentarios

¿Qué es el efecto Streisand? Lecciones Social Media
5 (100%) 1 vote

Content Strategist en SEMrush España y LATAM.
Responsable de la gestión de Twitter Chats en #SoMeChatES.
Docente y speaker.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER

Política de privacidad
Sí, acepto la política de privacidad de SoMeChatES
Información básica sobre Protección de Datos

Responsable: Alicia Rodríguez Ruiz + info

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación: Consentimiento del interesado + info

Destinatarios: Mailchimp como plataforma de envío de newsletters recibirá datos para gestionar las suscripciones.

Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional. + info

Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web "somechat.es" en + info
SoMeChatES te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Alicia Rodríguez Ruiz (SoMeChatES) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informo de que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa, S.L. (proveedor de hosting de SoMeChatES) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. El no introducir los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud.
Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@somechat.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: somechat.es, así como mi política de privacidad.