¿Soy la única a la que le pasa que cada vez con mayor frecuencia asisto a prácticas de malas maneras en Social Media?

Me temo que no, no soy la única.

Hablo con compañeros profesionales del medio y muchos de ellos coincidimos en una tendencia, lamentablemente frecuente, en la que las buenas prácticas dejan paso a modos no demasiado recomendables con fines tan “mundanos” como el de conseguir interacciones en Redes Sociales.

Una de estas conversaciones con profesionales con las que he comentado este tema ha sido, precisamente, con la ponente invitada al próximo Twitter chat del miércoles.

¿Quién nos va a hablar de buenas maneras en Social Media?


Su nombre es Erika Martin y doy por hecho que si te dedicas al Social Media, seguro te has reído un buen rato leyendo alguno de sus proféticos y reales posts de su blog “Anécdotas de secretarias”.

Perfil Erika Martin

Detrás de Erika se esconde un personaje misterioso que oculta su imagen para preservar un anonimato que le permite hablar de las cosas que ve y que en muchas ocasiones ha “sufrido” profesionalmente.

Sí, nuestra invitada habla en muchos de sus artículos en primera persona cuando expone conflictos de oficina y malas maneras profesionales que están arraigadas cual percebes a la roca.

Definir a Erika pasa inevitablemente por mencionar a una mujer sencilla, inquieta, creativa y con una visión de futuro que da miedo.

No, no estoy exagerando.

He prometido no desvelar más de lo necesario de nuestra ponente pero no puedo acabar su presentación sin decirte que algunos de los proyectos que esta mujer tiene en marcha están sirviendo en este momento de orientación para muchos profesionales tanto en España como en LATAM.

Son ya varios los premios que Erika colecciona, más de 20 premios blogueros y varios reconocimientos por ser bloguera ejemplar.

Además, logró estar en el 1º puesto por votación popular en 2016 y en el 4º este año, en los premios 20blogs del periódico 20 minutos

Todos ellos son muestra de la excelente labor que está llevando a cabo y que le están catapultando como una de las plumas digitales de referencia en Social Media.

Para su participación en #SoMeChatES, ha preparado una batería de preguntas que no van a dejarte indiferente y que te dibujarán un mapa de buenas prácticas sociales que te aconsejo pongas en práctica, si es que no lo haces ya.

Como de costumbre, para ir calentando motores he preparado una pequeña introducción sobre la temática y que sirve de antesala a lo que Erika nos contará en su participación ante la comunidad de somechaters.

Vamos con ello.

¿Por qué abundan las malas maneras en Social Media?


Te lo decía al principio, para algunos profanos a nivel profesional hace ya mucho tiempo que las redes sociales y todo lo que está vinculado a Social Media tiene la marca “666” escrita a fuego.

El problema se agudiza cuando esta visión maléfica se extiende a los que no sólo no somos profanos sino que nos dedicamos de lleno a los medios sociales y nos contagia con una realidad muy poco “friendly”.

Durante largo tiempo, los profesionales de Social Media nos hemos afanado en intentar lavar esa mala imagen de RRSS, bloggers y demás especies sociales argumentando una clara falta de alfabetización digital y un gran desconocimiento del uso profesional de las herramientas y plataformas sociales.

Pero ahora, el problema empieza a tener un mayor calado que implica ya no sólo un intrusismo profesional elevado, sino mucho más.

Esto ya no va sólo, por ejemplo, de aquellos que venden cursos para ser “Community Manager experimentado” con un curso de 5 horas y 15 euros de coste.

Esto ya no va sólo del tradicional follow – unfollow, esto es, te sigo en Twitter y cuando veo que me sigues te quito de la lista de mis following.

Esto empieza a ser más serio.

4 Malas maneras que detesto en Social Media


#1.- Te agrego a grupos y no te pregunto

Este es uno de los que más odio, no hay mes que no me incluyan en grupos (sobre todo en Facebook) sin antes preguntarme si me apetece o me interesa estar en ellos.

Algo tan sencillo como un simple mensaje o email preguntando si quieres formar parte del grupo en cuestión, es obviado de manera premeditada causando en muchos de los que nos vemos involuntariamente adheridos, un cierto enojo.

Lo sé, el fin es conseguir 800.000 millones de seguidores del grupo en cuestión (nótese el sarcasmo en la cifra anterior) que reporten al mencionado grupo unos valiosos beneficios en forma de interacciones.

Pero, y aquí llega mi pregunta: ¿dónde quedan la educación y las buenas maneras?

Podría entender esta actitud si hacer lo correcto fuera difícil de llevar a cabo, pero teniendo las buenas prácticas tan a mano como ya he mencionado ¿qué necesidad existe de molestar a la gente?

La respuesta es sencilla, ante esta actitud lo que prima es una inmediatez de respuesta y una comodidad por parte del que te mete en el grupo que, de hacerlo correctamente, conllevaría mucho más trabajo, para él evidentemente.

Y claro, no debemos olvidarnos del estudiado factor disuasorio y que podríamos titular: “cómo voy a decir que no a este grupo” y que es primo hermano del: “tengo que quedar bien y no puedo salirme del grupo. ¿Qué van a pensar si me salgo?”.

En resumen, te encuentras formando parte de algo que no quieres pero que profesionalmente no está bien visto que rechaces.

Dos soluciones:

1.- Tragas y quedas “bien”.

2.- Te sales del grupo y mantienes tus principios a salvo,

Plantar cara a este tipo de situaciones está mal visto pero contribuye enormemente a una salud ética en Redes Sociales.

#2.- Etiquetas a granel

Sí, también he sido mordaz en este título.

Aquí quiero dejar claro algo desde el inicio… Todos etiquetamos… repito Todos, todos etiquetamos en Redes Sociales.

Peeeeero, hay una sutil diferencia entre etiquetar como si no hubiera un mañana y etiquetar como mención a aquellas personas relacionadas con lo que estamos hablando.

Te pongo un ejemplo para que lo veas más claro.

Imagínate que escribo un artículo con la opinión de una serie de profesionales y luego, muevo este post en mis Redes Sociales etiquetando & mencionando a esas profesionales.

En este caso, no estoy obrando de mala manera, simplemente estoy dando difusión a un artículo y otorgando el merecido reconocimiento a las profesionales implicadas.

Este es el artículo ejemplo: 15 Colaboradoras opinan sobre el futuro de las mujeres en marketing.

Y esta es la publicación en Facebook:

Post colaboradoras de SEMrush en Facebook

Hasta aquí todo correcto.

El problema viene cuando la publicación y la etiqueta no guardan ninguna relación entre sí y sólo buscan provocar una interacción forzada de vuelta por parte de la persona mencionada.

Es muy fácil etiquetar a granel y recibir interacciones en forma de likes o RTs pero esta práctica está situada en el lado oscuro y en muchos casos es SPAM.

En este capítulo, podría poner ejemplos concretos que por no herir la sensibilidad de nadie voy a omitir.

#3.- Tan pronto te contacto te intento vender

Estoy viendo la sonrisa en tu cara al leer este titular.

Lo sé, te ha pasado un sinfín de veces.

Alguien te contacta, aquí valen todas las redes sociales (no se salva ni LinkedIn) y en el momento en que con toda tu buena fe aceptas la invitación de contacto, va y ¡zasca! golpe directo al estómago en formato de mensaje comercial.

¡A ver!

Respira profundo, todos queremos vender algo.

Sí, yo también quiero vender mi gestión de Twitter chats a empresas pero no por eso, les ataco a la yugular con este tipo de acciones.

Vamos a guardar las formas y gestionar nuestros servicios profesionales o nuestros productos con elegancia.

Con toda esa elegancia que una buena estrategia de marketing lleva asociada.

Mención especial en este apartado tienen aquellos que te contactan, que rechazas educada pero categóricamente y que, meses más tarde, te vuelven a contactar para ofrecerte más de lo mismo.

Siguiendo con el aire jocoso de este artículo, quiero pensar que este tipo de acciones se deben a una falta de control de actividades marketinianas por parte del susodicho en cuestión.

#4.- Hola, soy R2D2

O como mandar un mensaje robotizado, desnaturalizado y quedarse tan ancho.

Uno de los principales problemas a los que nos enfrentamos los que nos dedicamos a esto del marketing digital es la falta de tiempo.

Demasiados artículos por escribir, demasiadas herramientas por conocer, demasiadas app por probar y poner en marcha, demasiado de todo, excepto de tiempo.

Así que, ante esta coyuntura lo más lógico es automatizar pero… hay una gran diferencia entre la automatización inhumana y la automatización con un poquito de corazón y buenas maneras.

En esta automatización con corazoncito me gusta mencionar a Blogsterapp.

BlogsterApp

Son muchas las razones que esta app ofrece y que la distinguen de su competencia pero, la que más me mola personalmente es la relacionada con la opción de automatización personalizada de la difusión de artículos del blog.

Con 5 titulares personalizados por red social y post publicado, se consigue que la frialdad de la automatización quede suavizada para poder ofrecerla a nuestra audiencia con unas mínimas condiciones humanas.

Seguro que como yo, también estás cansado de recibir mensajes personalizados pero totalmente impersonales que huelen de lejos a herramienta a tal efecto.

Buscar un equilibrio entre optimizar el tiempo automatizando y automatizar a diestro y siniestro es una tarea complicada pero a la que, en mi opinión, deberías dedicar un poco más de mimo que luego se traslade a tus seguidores.

Conclusión


Podría seguir hablando de todas esas malas maneras que me disgustan en Social Media, pero tampoco es cuestión de ahondar más en la herida.

Para recibir más pautas con buenas prácticas te aconsejo que no te pierdas el Twitter chat con Érika Martin en el que nos va a enseñar a comportarnos en nuestro día a día digital.

De momento, echa un vistazo a las preguntas oficiales que junto con Érika hemos preparado.

Hasta que llegue el evento con Érika, ¿quieres anticiparnos que malas maneras digitales te molestan personalmente? Puedes hacerlo a través de los comentarios.

¡Evita las malas maneras y cuida las buenas prácticas en Social Media!
5 (100%) 1 vote

Content Strategist en SEMrush España y LATAM.
Responsable de la gestión de Twitter Chats en #SoMeChatES.
Docente y speaker.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER

Política de privacidad
Sí, acepto la política de privacidad de SoMeChatES
Información básica sobre Protección de Datos

Responsable: Alicia Rodríguez Ruiz + info

Finalidad: Envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación: Consentimiento del interesado + info

Destinatarios: Mailchimp como plataforma de envío de newsletters recibirá datos para gestionar las suscripciones.

Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional. + info

Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web "somechat.es" en + info
SoMeChatES te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Alicia Rodríguez Ruiz (SoMeChatES) como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Consentimiento del interesado.

Como usuario e interesado te informo de que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Webempresa Europa, S.L. (proveedor de hosting de SoMeChatES) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Webempresa. El no introducir los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud.
Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@somechat.es así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: somechat.es, así como mi política de privacidad.