¿Es posible escribir de una forma más enfocada de forma que ayudemos a dar respuesta a la búsqueda semántica de los usuarios?

Evidentemente, la respuesta es afirmativa y a lo largo de este post veremos cómo podemos hacerlo.

En esta ocasión, será Emanuel Olivier quien nos guíe en el proceso y nos dé los tips necesarios para conseguir adecuarnos a la nueva forma de buscar que tienen los usuarios y por la que Google se está preocupando.

¿Quieres saber más?

Sólo tienes que seguir leyendo y al final del post tendrás a mano las claves que necesitas.

Vamos con ello.

La historia detrás de la búsqueda semántica


Búsqueda semántica qué es

La búsqueda semántica es un tema que está dando tela que cortar.

En realidad nació en 2013, cuando se dio a conocer a Hummingbird, un nuevo algoritmo creado por la necesidad de Google de comprender, en contexto, lo que el usuario estaba buscando.

Recuerda cómo era el posicionamiento, el uso de palabras clave y todas las técnicas SEO, en sus inicios.

Ahora echa un vistazo a lo que es en la actualidad.

¿No tiene nada que ver verdad?

Parece que este tipo de resultados está preocupando a la gente, ya que no saben cómo aparecer allí:

Búsqueda semántica tipos de resultados

Y es por eso, que he visto la necesidad de hablar sobre el tema de forma extendida y así ayudarlos a comprender cómo se debe reajustar una estrategia SEO y marketing de contenidos.

¿Tienes de qué preocuparte?

Bueno, si eres de los que te has enfocado siempre en crear contenido de calidad y con ganas de resolver las dudas de tu audiencia, en realidad no es mucho el cambio que tienes que hacer en tu sitio web para ajustarte a lo que hablaré a continuación.

Ahora bien, si eres de lo que han construido un posicionamiento en buscadores de cara a técnicas Black Hat SEO como, por ejemplo, el keyword spammer, entonces si debes buscar ayuda urgente.

De cualquier modo, quédate para que te enteres que es la búsqueda semántica, qué papel está jugando en el SEO para este año y qué es lo que está cambiando realmente.

¡Empecemos!

¿Qué es la búsqueda semántica?


Si buscas el significado de la palabra semántica en la biblioteca de nuestro amigo Google, encontrarás algo como:

parte de la lingüística que estudia el significado de las expresiones lingüísticas.

Y si vamos a Wikipedia:

El término semántica se refiere a los aspectos del significado, sentido o interpretación de signos lingüísticos como símbolos, palabras, expresiones o representaciones formales.

Ahora, si lo traducimos a lo que nos interesa, yo diría que la búsqueda semántica intenta comprender el significado en contexto de una palabra clave o término que usa el usuario para encontrar información en los buscadores. Es decir, se trata de comprender la intención de la consulta más allá del propio significado de la palabra que se busca.

La búsqueda semántica está intentando reducir el número de intentos de un usuario al buscar en Internet.

Pero la mejor forma de explicar qué es la búsqueda semántica es con un ejemplo:

Recordemos que, anteriormente, los buscadores seguían reglas muy generales para posicionar un sitio web, siendo el principal motivo de posicionamiento la repetición de palabras clave en la estructura HTML y contenido de un sitio web.

Entonces, al buscar, por ejemplo, Apple, en aquellos tiempos era totalmente normal tener este tipo de resultados:

Búsqueda semántica Apple wikipedia

Pero, si buscas ahora, es muy probable que te encuentres con esto:

Búsqueda semántica Apple wikipedia semántica

Es decir, un mix entre Apple el producto y Apple la fruta.

A medida de que Google va comprendiendo qué es lo que te interesa te va mostrando resultados más personalizados.

Te expongo mi ejemplo: para poder tomarte las captura de pantalla, tuve que hacer varias búsquedas a fin de que Google me mostrara justo lo que quería.

En mi primer intento coloqué la palabra Apple y solo me arrojó enlaces sobre la marca.

En mi segundo intento coloqué la palabra Apples (así mismo con “s”) y me arrojó resultados sobre la fruta.

En mi tercer intento me dio resultados de búsqueda donde había un mix, es decir: Apple la fruta y Apple la marca.

De eso trata la búsqueda semántica; mediante el aprendizaje automático, Google intenta averiguar el contexto de tu búsqueda para arrojarte exactamente lo que estás buscando.

En mi caso, comprendió que yo quería resultados de búsqueda que incluyera ambos significados.

La búsqueda semántica está hecha con la intención de comprender qué es lo que quiere el usuario sin que éste dedique tanto tiempo en conseguirlo.

Fíjate que, en este caso, al tercer paso comprendió lo que yo quería.

¿Y a quién le debemos el inmenso favor? Al colibrí de Google


Si ya tienes tiempo en esto del mundo SEO, eres testigo de todo lo que ha cambiado últimamente, la evolución de los equipos móviles comparten papel protagónico en todo esta evolución que está pasando frente a nuestros ojos.

De hecho, Google así lo ha entendido y ha hecho una serie de cambios desde el 2016 para mejorar la usabilidad de su navegador de cara a los usuarios móviles puesto que este usuario representa el 60% de las búsquedas.

Hagamos otro repaso, ¿cómo buscabas anteriormente desde tu computador?

Ubícate antes de que salieran los teléfonos inteligentes, quizás 15 años atrás.

Si querías hacer una búsqueda para comprar zapatos deportivos, esas eran exactamente las palabras que usabas: “zapatos deportivos”.

Es lo que en nuestro mundo llamamos palabra clave principal.

Pero ahora no buscas así (y podría apostar que el 80% de los usuarios tampoco), seguramente usas frases completas para encontrar resultados de búsquedas más exactos, por ejemplo “zapatos deportivos para correr marca Reebok modelo X”

Y si lo haces desde la búsqueda por voz, desde tu equipo móvil, la frase para buscar puede ser más extensa.

Como Google trabaja incansablemente para satisfacer a sus usuarios, en 2013 lanzó su primer algoritmo con la intención de esclarecer el contexto de la búsqueda del usuario.

Y así es como hemos estado viendo una evolución en los resultados de búsqueda, las SERPs y la búsqueda semántica.

Todo conspira para que el usuario, en un primer intento, consiga todo sobre lo que está buscando.

Hummingbird no fue suficiente


Pero tal parece que Hummingbird, de Google, no fue suficiente y, en cambio, para ofrecer mejores resultados, lanzó en 2016 RankBrain.

Rankbrain es una versión extendida que permite ofrecer una experiencia casi única en las búsquedas del usuario.

Este último algoritmo, hecho de inteligencia artificial y aprendizaje automático, ha hecho que buscar en Google sea todo un placer.

Es así como regresamos al principio, ¿recuerdas?, las “preguntas relacionadas“.

Búsqueda semátnica Rankbrain

¿Y qué hay del SEO?


Seguramente, es la parte que más te preocupa pero tranquilo.

Que estos últimos cambios no van a hacer que pierdas posición o al menos no de forma drástica como si te ganaras una penalización.

Por ahora, Google no se ha pronunciado al respecto de forma directa, es decir, no hay nada preciso que nos indique cuales son las reglas básicas para posicionar mediante la búsqueda semántica, porque en realidad esto no afecta directamente el posicionamiento sino la clasificación.

Recomendaciones para escribir pensando en la búsqueda semántica


De acuerdo a todo lo que hemos visto hasta ahora, solo una cosa podemos tener clara, y es que la palabra clave en los metadatos, H1, H2, H3, y todo lo que conocíamos como SEO on page no es lo único importante.

Ahora hay que darle más importancia al contenido de nuestro sitio web, brindándole a nuestros prospectos contenido redactado de forma natural, con un tono más cercano o del tipo conversacional.

En resumidas cuentas, aquí hay algunas recomendaciones para ajustar el marketing de contenidos de tu empresa y el SEO atendiendo a las exigencias de la búsqueda semántica:

 

  • Preocúpate cada vez menos por la estructura de palabras clave exactas en tu contenido

Una vez más, recuerda que la búsqueda semántica intenta comprender el contexto de una palabra clave o todo lo que esta puede significar para el usuario por lo que es importante que aprendas a crear contenido que tenga un enfoque claro del tema a tocar.

Haciendo referencia al significado de la semántica, ten en cuenta que ésta busca comprender el verdadero significado de las cosas, en profundidad.

  • Crea contenido de calidad

Sí, sé muy bien que es algo que ya se conoce y que desde siempre se ha recomendado hacer pero, en realidad, con la búsqueda semántica, este factor se vuelve mucho más importante.

Contenido de calidad es igual a contenido que toca un tema de A a Z,  es decir, todo sobre él.
  • Adelántate a la intención del usuario

En otra colaboración, tuve la oportunidad de hablar con Answer The Public.

Una herramienta muy útil en estos tiempos porque al consultar una keyword, te muestra las preguntas que el usuario busca en Google, así la estructura de tu contenido está creado con la intención de resolver las dudas.

También puedes apoyarte de las sugerencias que Google pone al final de la página de los resultados de búsqueda.

Fíjate en la siguiente búsqueda:

Búsqueda semántica Búsqueda relacionada

O con este otro nuevo recurso que Google ha puesto en los resultados:

Búsqueda semántica Preguntas

Con este último puedes espiar cómo está estructurado el contenido dando clic al enlace que hay en cada pregunta o sencillamente rellenar tus H2 con estas preguntas.

Está de más decirte que debes apostar por la naturalidad.

  • No te olvides de los datos estructurados

Si ya tienes tiempo en esto del SEO y la conquista de Google, sabes que el marcado de datos estructurados es de suma importancia en la actualidad, así que debes mantenerlo dentro de tu estrategia para agradar a Google.

Sin datos estructurados, Google no puede mostrar los fragmentos enriquecidos y aquello que sale como “preguntas relacionadas” es parte del nuevo cambio de Google que forma parte de lo que él mismo ha denominado como fragmentos destacados multifacéticos.

Google explica que las palabras o términos que usan los usuarios pueden tener varias interpretaciones y para ayudarlo a encontrar todo en su primer intento, resultó esto de las preguntas frecuentes.

Como ves, esto nos devuelve a lo que hemos venido hablando hasta ahora: la búsqueda semántica.

En conclusión, debes empeñarte en crear contenido que resuelva, de una vez por todas, todas las dudas de tu potencial cliente, sin dejar la calidad a un lado porque además de todo esto tan nuevo, Google sigue apoyándose de los 200 aspectos para posicionar en buscadores.

La clave está en conseguir el equilibrio entre la búsqueda semántica, el usuario y los factores de posicionamiento de Google. ¿Estás en equilibrio?

La búsqueda semántica: Recomendaciones para escribir pensando en ella
5 (100%) 2 votes

Emanuel es fundador & CEO en @Genwords, empresa dedicada al content marketing en Latinoamérica.